s

Procedimiento de afiliación

 

Aspectos Generales
La iniciativa de afiliación, es un proceso a través del cual los trabajadores manifiestan su voluntad en el sentido de afiliarse a alguna Caja de compensación.

En Caso que la entidad empleadora, tenga establecimientos situados en distintas regiones del país, el empleador deberá decidir, además, si el proceso de afiliación tendrá un carácter nacional o regional.

En lo concerniente al desarrollo del proceso, será responsabilidad de la respectiva entidad empleadora organizarlo y adoptar las medidas que estime pertinentes, de modo de posibilitar que los trabajadores se informen adecuada y oportunamente sobre su realización.

De acuerdo con lo establecido en los art. 11 y 13 de la ley N°18.833, la voluntad de los trabajadores para afiliarse a una determinada C.C.A.F., debe expresarse en una asamblea convocada especialmente para dicho efecto, en la que estos puedan concurrir a votar, ante un ministro de fe.

Para lograr la afiliación a una determinada C.C.A.F., es necesario el voto favorable de la mayoría absoluta del total de trabajadores de la respectiva entidad empleadora, debiendo excluirse de dicho total aquellos que, el día de la votación, se encontraban haciendo uso de licencia médica, feriado, permiso administrativo o en cumplimiento de un cometido funcionario.

Sin perjuicio de lo anterior, cuando las características de la respectiva entidad empleadora no permitan realizar una sola asamblea de votación, la manifestación de voluntad de los trabajadores se podrá obtener por cualquiera de las siguientes vías:

  • A través de asambleas parciales
  • A través de otros procedimientos, distintos de la votación, los que, en todo caso, deberán ser previamente autorizados por la dirección del trabajo.

Desarrollo de la asamblea de afiliación a una C.C.A.F.
El acuerdo de los trabajadores para afiliarse a una C.C.A.F. debe obtenerse en una asamblea convocada por la entidad empleadora, especialmente para dicho efecto, donde estos voten ante un ministro de fe, de aquellos señalados en el inciso segundo del art. 11 de la ley N°18.833

Ministro de fe.
La votación de los trabajadores debe desarrollarse con la presencia y participación de un ministro de fe, pudiendo cumplir dicha función, un notario público, un inspector del trabajo o un funcionario de la admr. Civil del estado, designado por la Dirección del Trabajo.

Tratándose de entidades empleadoras con menos de 25 trabajadores, puede actuar como ministro de fe, el empleador o su representante.

En el caso de entidades empleadoras públicas, puede solicitarse a la dirección regional del trabajo respectiva, la designación, en calidad de ministros de fe de uno o más de sus funcionarios. Ellos, de acuerdo con el procedimiento establecido en el dictamen N°20.140, de 25 de marzo de 20008, emanado de la dirección del trabajo y de esta superintendencia.

El ministro de fe debe cumplir sus funciones durante todo el tiempo de duración de la respectiva asamblea, correspondiéndole:

  • Impartir las instrucciones inherentes a la misma
  • Comprobar la identidad de los votantes, exigiendo que cada trabajador que concurra a votar se identifique con su cédula de identidad u otro documento que contenga, a lo menos, su nombre, número de carnet y fotografía, debiendo cotejarla con la nomina de trabajadores proporcionada por el empleador.
  • Verificar la veracidad de la votación y de su resultado, dejando constancia, si así fuere el caso, de las observaciones e incidentes que se hubieren producido en la asamblea.
  • Certificar el cumplimiento de las formalidades propias de la celebración del acto.

Lugar de votación, urna y votos.
Corresponde a la entidad empleadora determinar el recinto o lugar en que se desarrollará la votación, el que puede ubicarse dentro o fuera de sus oficinas, debiendo, en cualquier caso, tratarse de un lugar que permita un adecuado acceso de todos los trabajadores.

El empleador debe proporcionar al ministro de fe los votos que se utilizarán y una urna apropiada para depositarlos. En los votos se deberá consignar el nombre de cada una de las C.C.A.F. existentes al momento de efectuarse la votación.

Votación
El ministro de fe solicitará al trabajador que firme la nomina y le entregara una cedula de votación y un lápiz.

El trabajador deberá emitir su voto en forma secreta y lo depositara en la urna cerrada dispuesta para dicho efecto

Terminada la votación, por abres cumplido el tiempo fijado y sin que hubiere trabajadores esperando votar o porque todos ellos hubieren emitido su preferencia, el ministro de fe procederá, públicamente, a contabilizar los votos.

Hecho lo anterior, el ministro de fe verificará si el número de votos emitidos, corresponde, al menos, a la mayoría absoluta del total de trabajadores de la respectiva entidad empleadora, cotejándolo con la nomina de trabajadores habilitados para votar, proporcionada por dicha entidad.

En caso que el número total de votos no represéntela mayoría absoluta del total de trabajadores habilitados para votar, el ministro de fe deberá declarar cerrado el proceso, levantando un acta en triplicado donde certifique que no se produjo acuerdo de afiliación a ninguna C.C.A.F.

Un ejemplar del acta, junto con la respectiva nomina de votantes, deberá ser entregada por el ministro de fe a la entidad empleadora; otro ejemplar, a un representante de los trabajadores, y el restante deberá quedar en su poder.

Cuando el número total de votos represente la mayoría absoluta del total de trabajadores habilitados para votar, el ministro de fe deberá separarlos de acuerdo a la opción consignada en ellos y verificar si alguna de las C.C.A.F. logra contar con el voto favorable de la mayoría absoluta del total de trabajadores, caso en el cual se entenderá que el acuerdo de afiliación se produjo respecto de dicha C.C.A.F.

En el evento que ninguna de las C.C.A.F. hubiere obtenido el voto favorable de la mayoría absoluta del total de trabajadores, se deberá efectuar una segunda votación en la cual solo se podrá elegir entre aquellas que hubieren obtenido las dos más atas mayorías relativas. Dichos votos deberán ser proporcionados al ministro de fe por la respectiva entidad empleadora.

Si en la citada segunda votación, ninguna de las 2 Cajas de compensación obtuviese el voto favorable de la mayoría absoluta del total de trabajadores, el acuerdo de afiliación se producirá respecto de aquella que hubiera obtenido la más alta mayoría.

Terminadas la votaciones, el ministro de fe deberá levantar y suscribir un acta en triplicado, la que deberá contener, al menos, la hora de inicio y término de la asamblea de votación, el número total de trabajadores de la entidad empleadora, el número de trabajadores que concurrió a votar, los incidentes producidos y el resultado tanto de la primera como la segunda votación, si así correspondiere, señalando aquella C.C.A.F. respecto de la cual se produjo el acuerdo de afiliación. Un ejemplar deberá ser entregado por el ministro de fe, junto con la respectiva nomina de votantes, a la entidad empleadora; otro ejemplar, a un representante de los trabajadores, y el restante deberá quedar en su poder.
Una vez obtenido el acuerdo de afiliación a una determinada C.C.A.F., la entidad empleadora deberá solicitar al directorio de esta el respectivo pronunciamiento, acompañando copia del acta en que conste dicho acuerdo y la solicitud de afiliación a la C.C.A.F. que obtuvo la mayoría de las preferencias.

Fecha desde la cual la afiliación produce sus efectos
La afiliación de una entidad empleadora a una C.C.A.F., producirá efecto desde el día primero del mes subsiguiente al de la fecha de aprobación de la correspondiente solicitud de afiliación por parte de su directorio.